miércoles, 18 de enero de 2017

CÓMO AMAMANTAR CORRECTAMENTE A TU BEBE



Es indispensable que, a la hora de darle el pecho o el biberón a vuestros pequeños, os encontréis en una posición lo más confortable posible para estar a gusto, y sobre todo, que ellos lo sientan así, para encontrarse cómodos y tranquilos para poder succionar. 

Como bien sabéis, el feto, durante los 9 meses de vida intrauterina, está colocado en posición de flexión fisiológica (en posición de “C”) y esta posición viene favorecida por la función vital que tienen durante estos 9 meses al succionar el líquido amniótico. Es por esto, por lo que al nacer tienden a mantener la postura en flexión, y también, porque la columna dorsal es la primera en formarse, y tiene una actitud cifosada (en forma de “C”). 


Independientemente de la posición en la que os coloquéis vosotros (reclinada, acostada, posición invertida), es importante conservar la posición de flexión fisiológica del bebe, si bien, es cierto, que hay una multitud de variantes según si el niño padece problemas de tortícolis, reflujo gastroesofágico, dificultad para mamar de un pecho en concreto, incomodidad por vuestra parte para adoptar ciertas posiciones…Para todas aquellas dudas que tengáis, no dudéis en preguntarnos.

Autora: Elena López Rovira,
            Fisioterapeuta del CDIAT Villajoyosa

jueves, 12 de enero de 2017

CELOS EN LA INFANCIA



Los celos pueden definirse como un estado subjetivo caracterizado por una sensación de frustración al creer que ya no somos correspondidos emocionalmente por las personas queridas (padres, parejas...) o, al menos, con la intensidad y frecuencia que deseamos o necesitamos. 

En la infancia es habitual la aparición de celos tras el nacimiento de un hermanito. En cierto modo, el niño se protege y reclama seguir teniendo la misma atención que se le dispensaba antes y que ahora tiene que ser compartida. 

POSIBLES CAUSAS DE CELOS ENTRE HERMANOS

Normalmente, se atribuyen las causas de los celos infantiles, en especial en aquellos que se dan entre hermanos, a factores ambientales y evolutivos. Sin embargo, hoy sabemos, de la existencia de ciertas características del temperamento en niños que van a ser muy relevantes en la posible aparición de la conducta celosa. Estos factores, que podrían ser de tipo genético, predispondrían a desarrollar este tipo de conductas con mayor probabilidad e intensidad, configurando en el tiempo una personalidad celotípica que se seguiría manifestando en la vida adulta con parejas sentimentales o compañeros de trabajo, entre otros.

Algunos estudios avalan la hipótesis de que los niños de temperamento sensible, detallista, metódico, con esquemas bastante rígidos y poca tolerancia a los cambios (de casa, de escuela, de educadores, etc.), a veces con poca capacidad para expresar con palabras sus sentimientos (en el caso de los niños mayores de 4 años), tendrían más posibilidades de desarrollar un trastorno de celos ante la llegada de un hermano.


Los celos son normales dentro del curso evolutivo del niño y a edades tempranas tras el nacimiento de un hermanito (a partir de 2 años hasta los 4 o 5 aproximadamente). La etapa más sensible es cuando la llegada del hermano se produce durante la fase de apego.

Se considera que tienen un valor adaptativo en cuanto es un sistema de regulación del niño para afrontar una nueva situación. Lo habitual es que vayan desapareciendo o reduciéndose a medida que el niño se hace mayor.
En algunas ocasiones, cuando estos celos son persistentes en el tiempo, frecuentes, de cierta intensidad y cursan con malestar significativo en la relación familiar es cuando podemos encontrarnos con los celos patológicos que sí pueden asociarse a ciertos factores internos del propio niño, entre otras causas.

Los celos entre hermanos pueden darse en los dos sentidos, es decir del hermano mayor hacia el menor y viceversa. En el primer caso suelen aparecer conductas regresivas (conductas infantiles de imitación del hermano pequeño, enuresis secundaria, etc.) y en el segundo, los celos se dan en el sentido de identificarse con el hermano mayor que le sirve de modelo al tiempo que reivindica los derechos y privilegios que se le otorgan por su edad más avanzada.

Los estilos educativos de los padres, así como el clima familiar son también factores importantes a tener en cuenta. En aquellos hogares donde los padres adoptan un estilo abierto, comunicativo, de igualdad de trato (dentro de cada edad), de afecto compartido, sin establecer comparaciones entre hermanos y sabiendo destacar lo mejor de cada uno, es donde se pueden minimizar los riesgos de celos.

Cuando la atención hacia los hijos es asimétrica puede potenciarse la aparición de los celos. Sucede que hay niños más extrovertidos, alegres o con mejores recursos sociales que suelen acaparar la atención con mayor facilidad que alguno de sus hermanos. Es normal, en estas situaciones, que estos niños reciban de forma natural mayor atención de las otras personas.
Algunos estudios avalan la hipótesis de que cuando existe una buena relación afectiva padre-hijo antes del nacimiento del hermano se minimiza el riesgo de conflicto posterior con la madre por motivos de los celos.

Igualmente señalar que puede ser un factor de riesgo desencadenante el estado anímico y emocional de la madre tras el parto. Si se dan cambios importantes en su comportamiento o hábitos (cansancio, estrés post-parto, depresión, etc.) pueden afectar al niño que relaciona los cambios negativos con la llegada del hermano.

SIGNOS DE ALARMA

·         Cambios de humor no justificados.
·       Lloro frecuente sin motivo. Tristeza acompañada de manifestaciones verbales de no sentirse suficientemente querido.
·     Aparición de nuevas conductas (no presentes hasta la llegada de un hermano o ya superadas) normalmente desadaptadas con el simple motivo de llamar la atención de los padres (pipi en la cama, negarse a comer, agresividad injustificada hacia objetos o animales, comportamiento social anómalo, etc.).
·      Cambios en la expresión verbal y gestual. Vuelta a un lenguaje más infantil con presencia de gestos inmaduros como chuparse el dedo.
·      Alteraciones en los patrones de comida (menos apetito o más selectivo con los alimentos, rechazando platos antes preferidos o se le tiene que dar la comida) y sueño (insomnio, despertar nocturno, solicitar dormir con los padres, etc.)
·    Negativismo, terquedad, dificultad para obedecer. En los casos más extremos: oposicionismo, agresividad manifiesta y actitud desafiante hacia padres y compañeros.

PAUTAS DE INTERVENCIÓN
La mejor forma de regular los celos es intentando conocer cuál es el origen de los mismos. Deberemos tener en cuenta la historia previa del niño, su edad, circunstancias, etc. También es importante diferenciar entre la aparición repentina de los celos o un temperamento o personalidad celosa. 
Una vez identificados los celos, los padres y demás familiares relevantes deberán consensuar una estrategia común para ayudar al niño. 

A nivel general exponemos una serie de orientaciones para minimizar las conductas celosas entre hermanos:

·         Establecer un equilibrio en el trato a los diferentes hermanos de forma que no haya un trato de preferencia hacia ninguno de ellos ni se establezcan comparaciones.
·         Siempre es más eficaz alabar los aspectos positivos que recriminarle los negativos.
·      Aumentar el tiempo en actividades y juegos de toda la familia es buen método para mejorar la comunicación y estrechar lazos.
·  Responder con tranquilidad a los episodios celosos, sin estridencias ni recriminaciones, comunicarle al niño nuestra decepción por su comportamiento y dejar de prestarle atención. Posteriormente cuando se tranquilice y, según la edad, podemos intentar razonar lo ocurrido y darle la atención emocional. No obstante, “razonar” con el niño celoso (aunque tenga edad suficiente para comprender nuestros argumentos) no funcionará siempre. Debemos entender sus conductas como síntoma de un malestar y no desde la perspectiva adulta.
·         La relación entre hermanos tiene su propio ciclo de desarrollo. Si el clima familiar es emocionalmente estable y equilibrado, los celos puntuales, normalmente son superados y no presentan mayores problemas.

Autora: Concha Sánchez-Bretaño Herrera, Psicóloga-Logopeda (nº.Col. PV-401).
Psicóloga Emerita del Centro Ocupacional Terramar de APSA.

lunes, 19 de diciembre de 2016

¡¡¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!!!



¡Hola a tod@s! Ya queda muy poco parauna de las épocas del año más esperadas… ¡Navidad! Por ello, queremos daros algunas ideas y actividades divertidas para realizar en familia.
En primer lugar, os presentamos unas sencillas y ricas RECETAS para que los más pequeñ@s participen en las tareas del hogar y sobre todo, disfruten comiendo fruta y dulces realizados por ell@s mism@s.




La segunda sugerencia, tiene como ingrediente principal las galletas. Los niñ@s tendrán que preparar todos los ingredientes y seguir atentamente cada paso, para obtener estos deliciosos postres!




Estas son sólo una pequeña muestra de todas las recetas fáciles y apetitosas que podemos realizar con nuestros niñ@s, pero para tod@s aquellos que queráis encontrar más ideas a continuación, os dejamos algunos enlaces de interés:






Y ahora… ¡Dejamos la cocina para hacer MANUALIDADES!
Para ello, necesitamos tres materiales imprescindibles: pintura de dedos, palitos depresores y rollos de papel.
Con el primero de ellos, con la pintura de dedos podemos realizar postales o decorar nuestro árbol. Cómo veréis más abajo en la imagen, con la yema de nuestros dedos podemos crear muchos dibujos desde un bastón de caramelo, hasta un reno, pasando por ser las bombillas navideñas o las bolas de nuestro árbol. Además, con la palma de nuestra mano podemos hacer a Papa Noel, el árbol y los tres Reyes magos. Estos nos pueden servir para felicitar la navidad a nuestros familiares y amig@s o para crear nuevos adornos si recortamos el contorno de nuestros dibujos.

Para más información...  http://www.craftymorning.com/christmas-winter-fingerprint-craft/


Para los más arriesgados….con los pies!



Por otro lado, le daremos uso a los depresores o palos de helados transformándolos en adornos para nuestro árbol o vuestro hogar.
¡Desarrollad vuestra creatividad e imaginación y crear los más originales!


Y….para los más curiosos en los siguientes enlaces podréis encontrar otras ideas:


Árbol de navidad: http://ziggityzoom.com/content/diy-christmas-tree-ornaments

Portal de Belén: http://www.pequeocio.com/portal-navidad-facil-ninos/

Papa Noel, reno…: http://creativemeinspiredyou.com/stick-em-up-on-your-christmas-tree/

Portarretratos: http://www.peques.com.mx/portaretratos_para_el_arbol_de_navidad.htm


Otras sugerencias: 
http://blog.chickabug.com/2012/12/popsicle-stick-ornaments.html

http://laeduteca.blogspot.com.es/2014/12/club-de-ideas-15-ideas-para-realizar.html


Por último….reciclando los rollos de papel podremos realizar éstos divertidos y originales adornos:
 
Otras divertidas sugerencias…
http://www.readingconfetti.com/2012/12/toilet-paper-roll-christmas-trees.html 

http://www.decopeques.com/manualidades-infantiles-de-navidad-con-rollos-de-wc/ 



¡Esperamos que disfrutéis mucho en familia y con vuestros amig@s!
¡Feliz Navidad y próspero año nuevo 2017!
Maria Pérez y Lidia Ballester
Terapeutas del Área Educativa de Villajoyosa