martes, 29 de septiembre de 2015

LA REBELDIA DEL ADOLESCENTE



Autora: Pilar Estévez Casellas, Terapeuta de APSA


Sin duda cuando nuestros hijos llegan a la adolescencia se produce un cambio en la relación que mantenemos con ellos. Poco a poco podemos darnos cuenta de cambios en su carácter y de conductas cada vez más rebeldes. Constantemente cuestionan lo que decimos, es habitual que nos contesten muy  cortantes o nos respondan solo con monosílabos, disminuyendo drásticamente su comunicación con nosotros.


La rebeldía es una cualidad totalmente característica de los adolescentes,  la muestran a través de sus actitudes de diferentes maneras; quejándose con habitualidad , negándose a las normas que les imponemos o están establecidas, desobedeciendo por norma y oponiéndose con frecuencia a padres y profesores.


       La rebeldía en los adolescentes se produce por su intención de mostrarse independientes. Para ellos es imprescindible separarse de la relación de dependencia y protección que tienen con sus padres para adentrarse en el mundo de los adultos y poder encontrar su propia identidad.


Este es un proceso que presenta grandes dificultades, sobre todo en lo relativo a la relación con los padres y su propio carácter. El adolescente  se siente frustrado y desanimado por como le tratan y le disgusta el comportamiento que tienen hacia él.

Sin duda lo que desea es que sus padres cambien su actitud hacia él, considera que se está haciendo adulto y necesita que le brinden una mayor libertad. Por lo general, la mayoría de las discusiones tiene que ver con nuevas libertades que él desea tener, tales como ampliar el horario de salida, libertad en su vestuario y peinado, tener moto o las llaves del coche, etc.

En cuanto a su carácter, es evidente que se encuentra bastante confundido por los cambios que sufre. No olvidemos que además de los físicos, también experimenta modificaciones en su forma de sentir y ver las cosas, experimenta emociones nuevas y diferentes modos de ver las cosas. Es como si todo fuera nuevo y desconcertante para él.


Por todos estos cambios, no es raro que con habitualidad pierda el control de sus emociones y no sepa  reaccionar ante situaciones que no solo no entiende sino que no puede controlar. 

Por norma, el adolescente se  revela ante todo lo que considera injusto. No duda en rechazar normas que él no considera necesarias o incluso le parecen absurdas, ya sea de su familia o provengan de la sociedad, él se va a negar a seguirlas.

Sin embargo, estas actitudes de rebeldía pueden llegar a ser valiosas y positivas, siempre y cuando encontremos la manera de que las manifiesten de una manera más  comprensiva y constructiva.

Es fundamental, saber utilizar esta energía del adolescente y aprovecharla para ayudarle a que se de cuenta de que su actitud no debe estar establecida por la negación  hacia ideas o normas preestablecidas, sino por una reflexión y convicción propia en lo que considera que se debe hacer.

Procurando siempre que mantenga una postura abierta al dialogo y entendimiento, así como al respeto de otros puntos de vista.

El adolescente esta en un momento en el que necesita crear su propio criterio ante todo lo que tiene alrededor, necesita tiempo y paciencia para tener autocontrol y renunciar a la actitud rebelde.


martes, 22 de septiembre de 2015

Ideas y cuentos para desarrollar la capacidad de superación en los niños.

A la capacidad de superación, le llamamos resiliencia. La capacidad de hacer frente a las adversidades, superarlas y ser transformarlas en experiencias positivas. La resiliencia es una capacidad clave y debe ser trabajada y adquirida cuanto antes, pues le proporcionará al niño las herramientas necesarias para responder a los retos a los que se enfrenta en su día a día.


En el entorno actual en el que vivimos, es importante que los niños y los adolescentes desarrollen capacidades y habilidades para hacer frente a los obstáculos, sepan cómo recuperarse de las dificultades y estén preparados para los retos del futuro. En definitiva, han de tener capacidad de resiliencia para tener una vida satisfactoria.


Ante este contexto, la Academia Americana de Pediatría ha creado una guía dirigida a padres para que aprendan cómo desarrollar la resiliencia en sus hijos. El doctor Kenneth Ginsburg, pediatra especializado en medicina del adolescente, y uno de los colaboradores de la guía, ha identificado “las 7 C’s de la resiliencia”, que os compartimos a continuación conjuntamente con algunos cuentos y materiales que podéis usar para fomentarla, esperemos que os resulten de interés.

1. Competencia

Desarrollar la capacidad para ser conscientes que ellos pueden superar cualquier situación de manera eficaz.

Algunas ideas para potenciar la competencia:

  • Ayudándoles a centrarse en sus puntos fuertes. (Autoconocimiento) 
  • Haciendo que relacionen los errores identificados con incidentes específicos. 
  • Capacitando a los niños a tomar decisiones. (Autonomía). 
  • Tomando conciencia del camino recorrido, es decir, otras situaciones que ya se superaron. 
Para trabajar este punto os recomendamos aquellos cuentos que trabajen el proceso de crecimiento, es decir, que nos ayuden a tomar conciencia del camino recorrido, una excusa para reflexionar acerca de la capacidad de superación que ya han esgrimido los niños. Os recomendamos dos álbums.

Pomelo Crece. Ramona Bâdescu.

Crecer no es tarea fácil para un niño. Y menos para un elefantito de huerta como Pomelo. Las preguntas brotan como fresas y las respuestas se esconden como patatas. Miedos y descubrimientos se entretejen en esta maravillosa aventura de hacerse mayor.



Sé muchas cosas. Ann Rand

Sé que puedo cavar un hoyo espectacular y trepar a un árbol tan alto como el cielo para observar el vuelo de un pájaro.
Claro y rítmico, lúdico e ingenioso, así es el texto de Ann Rand que anima a los más pequeños a pensar sobre todo lo que se puede llegar a aprender del mundo que los rodea. Las ilustraciones, coloristas e ingeniosas, las debemos a su marido, el diseñador gráfico Paul Rand. Sé muchas cosas es un clásico infantil que captura la frescura de la infancia y el descubrimiento del mundo que nos rodea.



2. Confianza.


La comprensión que las habilidades que tienen son fruto de su propia competencia. 

Algunas ideas para fomentar la confianza en sí mismos:
  • Expresando claramente sus mejores cualidades, como la sinceridad, la integridad, la persistencia y la bondad. 
  • Reconociéndole y valorándole las cosas bien hechas. 
  • Alabando con honestidad sus éxitos concretos y a la vez evitar “falsas” alabanzas. 
  • Evitando empujar al niño a tomar acciones que difícilmente podrá manejar. 

Para trabajar este punto os recomendamos cuentos que expresen situaciones cotidianas de la vida de los niños y su proceso , es decir, en la que nosotros podamos tomar el cuento como reflexión y excusa para ser conscientes de la cantidad de cosas que ellos hacen bien. Os recomendamos dos títulos.


¡Por qué siempre va a ser así! Jutta Treiber.
Porque siempre va a ser así nos cuenta la historia del hermano pequeño que, día tras día, comprueba que lo que sus padres no le permiten a él, se lo dejan hacer a su hermano mayor. Por lo que decide irse de casa, aunque antes quiere explicarles a sus padres por qué se va. Un álbum entrañable y optimista.



Soy grande, soy pequeño. Kathy Stinson
Algunas veces, Matías se siente grande: cuando puede amarrarse las trenzas de los zapatos y abotonarse la camisa él solo. Pero otras veces se siente pequeño: cuando no alcanza el botón del ascensor, cuando moja la cama en la noche o se pierde en el supermercado. Aunque casi siempre prefiere ser grande, hay ocasiones en que a Matías también le gusta sentirse pequeño.






3. Conectar

Desarrollar estrechos lazos y vínculos con la familia y la comunidad permite crear un sólido sentimiento de seguridad que ayuda a generar fuertes valores. 


Algunas ideas para fomentar la conexión.
  • Permitir que exprese todas sus emociones para que el niño se sienta confortable en momentos difíciles. 
  • Abordando los conflictos abiertamente dentro del núcleo familiar para solucionar los problemas. 
  • Creando un área común en el que la familia pueda compartir tiempo . 
Para este punto os recomendamos libros que os permitan expresar cuánto les amáis. De todo ellos, os recomiendo especialmente.


Adivina cuánto te quiero. Sam McBratney
A veces, cuando queremos a alguien mucho, mucho, intentamos encontrar el modo de describir el tamaño de nuestros sentimientos. Pero como nos muestra esta maravillosa historia, el amor no es algo fácil de medir.



4. Carácter

Los niños necesitan desarrollar un sólido conjunto de valores morales para determinar lo que está bien y lo que no y demostrar una actitud afectiva hacia los demás. 


Algunas ideas:
  • Demostrándole cómo el comportamiento de uno puede afectar a los demás. 
  • Ayudándole a que se reconozca él/ella mismo/a como una persona afectiva. 
  • Evitando prejuicios o estereotipos de carácter racistas o que inciten al odio. 
En relación a este punto os recomiendo dos tipos de álbums, los que tienen que ver con las relaciones: amistad, entre familias etc y las que fomentan la multiculturalidad, es decir, a respetar las diferencias. Os recomiendo dos títulos:


Amigos, Michael Foreman.
“Tengo suerte. Soy un gato. Puedo recorrer el mundo a mi antojo, de un extremo al otro. ¡Pobrecito Burbuja! Él es un pez… No puede salir de su pecera”. Tex es un gato que adora ir y venir a su antojo. Su mejor amigo es Burbuja, un pez de colores que vive en una pecera. Tex es su amigo de verdad y por eso quiere ayudarlo a ser libre, como él. Aunque eso suponga no volver a verlo. Un libro sobre el valor de la amistad.



Salvaje. Emily Hughes
Con frescura y desparpajo nos cuenta la historia de una niña que vive feliz en la naturaleza, donde los osos le han enseñado a comer, los pájaros a hablar y los zorros a jugar. Ella es audaz, valiente e increíblemente libre. Pero un día un nuevo animal entra en escena, un animal extrañamente parecido a ella.



5. Contribución

Los niños necesitan darse cuenta de que el mundo es un lugar mejor para vivir sólo por el hecho de que ellos forman parte de este mundo. Entender la importancia de su contribución personal puede servir como una fuente de propósitos y motivaciones personales. 


Algunas ideas:
  • Comunicándoles que muchas personas en el mundo no tienen lo que necesitan 
  • Destacando la importancia de dar un servicio a terceras personas y entender el buen modelo de la generosidad. 

A este nivel hay muchos materiales, cuentos que trabajen la generosidad, el cuidar el medio ambiente etc. que nos permitan reflexionar acerca de la necesidad de tomar acción en pro de un mundo mejor y que todos, incluso los más pequeños tienen un papel importante que desarrollar. En este sentido, os recomendamos:


El jardín curioso. Peter Brown
Un día, mientras explora su ciudad monótona y gris, un niño curioso llamado Liam descubre un jardín en apuros. Decide ayudar a crecer a las plantas, sin ni siquiera imaginarse lo que está a punto de provocar. Con el paso del tiempo, el jardín cobra vida propia y se expande por la ciudad, cambiándolo todo a su paso.



6. Confrontación.

Aprender a hacer frente al estrés y saber gestionarlo ayudará a los hijos a estar mejor preparados para superar los retos de la vida. 


Hay que enseñarles a adoptar actitudes positivas para hacer frente a obstáculos:
  • Dándose cuenta que decirle a un niño que pare con las malas conductas no será eficaz. 
  • Entendiendo que la mayoría de comportamientos de riesgo en niños son reflejo de intentos de aliviar el estrés de su vida diaria. 
  • No condenando a un hijo por las conductas negativas, y por el contrario, haciendo incrementar su sentido de arrepentimiento. 

Aquellos cuentos que trabajen el autocontrol, el enfado, la gestión efectiva de la rabia etc (En cuentosparacrecer tienen una larga lista sobre este tema que encontraréis en este enlace). Así como los cuentos que nos ayuden a identificar el comportamiento que nos generan determinadas emociones . Para este último trabajo os recomendamos los diccionarios emocionales ilustrados (podéis consultar su lista aquí) .


7. Control.

Los niños que son conscientes de que pueden controlar las consecuencias de sus decisiones tienen más probabilidad de darse cuenta que tienen la capacidad de recuperarse más pronto. 


Se puede ayudar a un hijo a tener más control sobre sus actos:
Ayudándoles a entender que los acontecimientos de la vida no son puramente al azar y que la mayoría de cosas que tienen lugar en nuestras vidas son fruto de nuestros actos y decisiones.


Cualquier material que os ayude a reflexionar sobre la toma responsable de decisiones funcionará, es decir, aquellos cuentos que trabajen el dilema, que el personaje tenga que tomar alguna decisión de manera consciente y evaluando las consecuencias, nos ayudará a reflexionar sobre la importancia de tomar decisiones de manera consciente tomando en cuenta nuestras propias decisiones.



Publicado por: Noelia García
Fuente: Cuentosparacrecer.org