jueves, 18 de mayo de 2017

EL DESARROLLO DE LA CREATIVIDAD EN NUESTROS HIJOS

La creencia popular acerca de la creatividad es que es un talento innato que se posee o no. Consideramos que existen personas creativas y otras que simplemente no lo son. Pero esto es una creencia falsa, la creatividad es más una habilidad que un don innato.

Por esto, siempre podemos fomentar y potenciar esta habilidad en las personas que nos rodean y, desde muy pequeños.

La creatividad está ampliamente estudiada por su relación con la inteligencia y el éxito en las tareas que se realizan, también se considera un componente importante de la salud mental y la felicidad que obtienen las personas en su vida diaria.

Hace tiempo se pensaba que la creatividad se limitaba a la expresión artística y musical, pero también es esencial para la ciencia, las matemáticas, las relaciones sociales... En general, nuestra capacidad creativa influye en cada cosa que realizamos.

Las personas creativas son capaces de resolver problemas que surgen con más facilidad y se adaptan mejor a los avances tecnológicos constantes que estamos viviendo en la actualidad.

Hoy en día, muchos investigadores están preocupados por el hecho de que al ser tan amplia la oferta de juguetes y entretenimiento infantil está disminuyendo el desarrollo creativo natural que tenía lugar en la infancia. Los niños no necesitan usar su imaginación para inventar un juego nuevo, convertir una caja en un coche, o disfrazarse de algún personaje, ya que poseen juegos y disfraces de sobra y al no necesitar recurrir a su imaginación la abandonan dejándola descansar ininterrumpidamente.

El juego dramático no es, como algunos padres y profesores aún consideran, una pérdida de tiempo en los niños. Por el contrario, está considerado un adecuado predictor de la capacidad que desarrolla un niño para el pensamiento creativo y también de su éxito social futuro.

Las ventajas de este juego imaginativo son innumerables, os dejamos algunas fundamentales.

  • Fomenta el desarrollo de la empatía en los niños: al simular ser y actuar en un rol diferente nos acercamos a descubrir cómo se siente o se puede sentir otra persona.
  • Permite cumplir algunos deseos que pueden resultar inaceptables en la realidad: simular que eres hijo único en un niño que está habituándose a convivir con una hermanita u hermanito.
  • Modificar la dinámica de poder, ya que el niño puede "convertirse" en adulto responsable de otra persona: puede ser una “mamá”, un”papá”, “médico”,… En ocasiones, para el niño eliminar la realidad de su tamaño, edad o  impotencia ante algunas cuestiones que le suceden puede ser muy tranquilizador.
  • Ayuda a entender y asimilar sentimientos, pensamientos, confusiones, deseos e incluso temores que está teniendo.
  • Es una manera de desarrollar sentimientos de dominio y control. En su simulación del rol, los niños son claramente los encargados. Además, este juego les da oportunidades para usar muchas de las habilidades  que tienen en desarrollo: coordinación oculomanual, motricidad fina, competencia lingüística,...
  • Se fomenta que aprendan de sus errores sin mortificación o cualquier sensación de fracaso que es claramente perjudicial.

Por todo esto, es fundamental considerar la importancia del juego libre en los niños y permitir siempre un tiempo suficiente para ello en nuestros hijos de cara al desarrollo de la creatividad desde la infancia.



Autora: Pilar Estevez 
          T. Atención Temprana del CDIAT Alicante de APSA.



No hay comentarios:

Publicar un comentario