viernes, 17 de noviembre de 2017

EL CUIDADO DE NUESTROS PREMATUROS

Los cuidados de enfermería en neonatología han evolucionado y cambiado mucho, desde el tipo de pacientes que tenemos (menos peso y menos semanas de gestación), hasta las técnicas que se realizan y los aparatos y materiales con los que contamos actualmente. Por ello se nos exige el realizar técnicas cada vez más especializadas, como por ejemplo la canalización de una vía central a través de un acceso periférico, y manejar aparatos cada vez más complejos y sofisticados como respiradores, ventiladores de alta frecuencia, CPAP, óxido nítrico, etc...  Pero además también se nos exige el estar dispuestos a aceptar nuevos retos, que tanto a través de estudios en medicina como en enfermería se ha constatado que son beneficiosos a corto y largo plazo para nuestros bebes.

El reto que hoy día nos ocupa son los cuidados centrados en el neurodesarrollo y la familia del pretérmino, en los que enfermería tiene un papel fundamental para que sean llevados a cabo.
Desde la fecundación, el embrión primero y luego el feto se encuentra dentro del útero en unas condiciones apropiadas para su óptimo desarrollo y crecimiento. Tiene un ambiente calentito, húmedo, sin ruidos o con ruidos amortiguados y con el continuo sonido del corazón y la voz de su mamá. Cuando el parto se adelanta, la situación para el bebé cambia y su sistema nervioso, todavía tan inmaduro, se ve alterado al ser sometido a situaciones de luz intensa, ruidos, dolor, sobresaltos, separación de los padres, etc.… es aquí donde empieza nuestra misión, intentando conseguir un ambiente extrauterino lo más parecido al que tendría el bebé dentro del útero.

¿Qué factores tenemos que controlar para ello?

Luz
Tiene efectos negativos en su desarrollo y crecimiento. Produce estrés, mayor actividad, alteración del sueño,…etc.
Por eso usamos  cobertores en color oscuro, no luces intensas, luces regulables, protección ocular, canguro en penumbra o con protección y medición luxes.

Ruido

Los ruidos también afectan al bienestar del bebe, por ello en la medida de lo posible intentamos mantener la unidad lo más adecuada posible para ellos.

Estrés y dolor

Antes se pensaba que el prematuro no sentía dolor, hoy sabemos que a las 24 semanas de gestación se han desarrollado los componentes necesarios para la percepción del dolor.

El dolor produce aumento de la frecuencia cardiaca, la tensión arterial y la presión intracraneal, disminuye la saturación de oxigeno, produce alteraciones en el comportamiento y el sueño, y aumenta la sensibilidad al dolor.

Las estrategias más efectivas para disminuir el estrés o dolor son aquellas que promueven: protección del sueño, ambiente de estímulos mínimo, posicionamiento flexor y en línea media, manos cerca de la boca, seguridad-contención, manipular de forma lenta y suave, agrupar intervenciones, promover agarre (dedo, sábanas, paño con olor a mamá, etc.), succión no nutritiva (chupete, pecho vacío o su propio dedo), evitar manipulaciones innecesarias, método canguro, uso de escalas para el dolor, medidas farmacológicas (por ejemplo tras una cirugía) y sobretodo saber reconocer los signos de estrés.


Posicionamiento

Hay que favorecer las posturas en flexión ya que son las más fisiológicas, evitando patrones extensores, y para ello nos ayudaremos de nidos y rollitos, consiguiendo así cabecitas más redondas y mayor simetría del cuerpo. Los nidos y bordes deben mantener el contacto con el bebé, ya que la falta de este causa inestabilidad, pero sin restringir los movimientos.


Medidas fundamentales son el acercamiento cuidadoso, priorizar manipulaciones, proteger el sueño, conservar energía (disminuir movimientos), cambio de pañal en nido, manipulaciones entre dos (uno para contener), en prono mejora la función respiratoria, tener el material siempre preparado y siempre finalizar con contención-autoconsuelo.



Cuidados individualizados
Es muy importante entender que cada bebé es único y que responde de manera particular a los estímulos a los cuales se le expone. Nuestros cuidados en la UCIN afectan de manera diferente a cada bebé dependiendo de su individualidad, nivel de madurez, estado de salud y estabilidad de sus sistemas.





La familia
Los cuidadores naturales de un hijo son sus padres, pero cuando un bebé nace antes de tiempo y tiene que ser ingresado esto cambia y de forma temporal nos convertimos nosotros en sus  cuidadores, pero sin olvidar que los padres forman  una parte muy importante del equipo, pues su apoyo e implicación son fundamentales en la recuperación de su hijo

Para ello, contamos con el sistema de puertas abiertas, de manera que ningún padre o madre por horarios de trabajo o por el hecho de tener otro hijo pequeño al que también hay que atender se vea privado de visitar y poder estar tiempo con su bebé.



Por otro lado, para favorecer la integración con la familia también es muy importante la lactancia materna y el método madre canguro. Cuando un bebé ingresa damos a los padres la información necesaria sobre estos temas (verbalmente y por escrito) y les explicamos cómo llevarlos a cabo. Insistimos en la importancia de la lactancia materna sobretodo en los prematuros y  el  método canguro, el cual además de favorecer la lactancia materna, mejora sus constantes vitales, ayuda a que duerman más y más profundamente, disminuye el dolor ante estímulos dolorosos, reduce las infecciones nosocomiales y favorece el vínculo padres-hijo tan importante de potenciar, pues cuando el niño se va de alta son ellos exclusivamente los que se van a ocupar al cien por cien de su cuidado.
Finalmente apuntar que con todos estos cuidados aplicados siempre desde el cariño y la profesionalidad, pretendemos que la estancia en nuestra unidad, tanto para los niños como para sus padres sea lo más corta y agradable posible y que las secuelas, tanto físicas como psicológicas, que están asociadas a un proceso tan largo y duro, como es el tener un hijo prematuro queden minimizadas al máximo.

Autoras: 
Veronica Giner Herrero, Enfermera especializada en pediatria. Sección Neonatos Hospital General Universitario de Alicante 
María Durá Bellot, Enfermera especializada en pediatria. Sección Neonatos Hospital General Universitario de Alicante
           

miércoles, 8 de noviembre de 2017

TÉCNICAS DE ESTUDIO PARA MEJORAR EL APRENDIZAJE


El aprendizaje es un proceso de adquisición de habilidades y conocimientos que se produce a través de la enseñanza, la experiencia y/o el estudio.

De esta manera, las técnicas de estudio son herramientas que puede utilizar un alumno o alumna para facilitar el aprendizaje.

A continuación, compartiremos una serie de recomendaciones para alcanzar un óptimo desarrollo de vuestros hijos e hijas durante el estudio y preparación de los exámenes.
LUGAR DE ESTUDIO
CARACTERÍSTICAS:

  • Habitación propia, sin malos olores, aireada y ventilada, ni mucho calor ni frio, sin ruidos ni distracciones (tv, hermanos, móvil…).
  • Siempre el mismo lugar, esto hará más fácil conseguir el hábito de estudio diario y ahorrará esfuerzos inútiles.
  • Mesa de trabajo amplia donde esté todo el material que va a necesitar sin distractores.
  • Luz preferiblemente natural, si no que sea luz blanca y que proceda del lado contrario a la mano con la que escriben.
  • Mesa y silla en consonancia con la altura y con respaldo.
  • Cuidar la postura
  • Si es posible deben evitarse todo tipo de ruidos audiovisuales: radio, televisión, imágenes que distraigan, conversaciones de otros, etc.
  • Es conveniente que en la habitación haya una estantería para colocar los libros y el material que se necesita, un tablón de corcho para colocar el horario de estudio, las fechas de los exámenes, avisos, etc.

CÓMO PLANIFICAR EL ESTUDIO:
  • Antes de ponerse a estudiar hay que tener en cuenta todo lo que van a necesitar (bolis, diccionarios, apuntes…) y ponerlos encima de la mesa.
  • Hacer un horario planificado pero flexible, donde quede reflejado el horario de estudio y el de ocio y descanso.
  • Hacer los deberes y repasar las lecciones que explican los profesores y profesoras.
  • Anotar en la agenda todas las tareas que mandan los profesores y las fechas de los exámenes.
  • Durante el tiempo de estudio es necesario realizar un pequeño descanso, entre 5 y 10 minutos.
  • Hay que comenzar por tareas de dificultad media. Continuar con las tareas más difíciles y acabar con las actividades más fáciles.
  • Los días que haya pocos deberes aprovechar para repasar.
EL MÉTODO DE ESTUDIO: 
  • PRELECTURA: Consiste en leer rápidamente la pregunta o el tema para hacernos una primera idea. Servirá para saber de qué va el tema. También debemos acudir al diccionario para buscar las palabras desconocidas y es aconsejable también realizar notas al margen de cada tema.
  • LECTURA DETENIDA Y SUBRAYADO: Consiste en la lectura detenida y detallada del texto subrayando las ideas principales del mismo. Hay que leer párrafo a párrafo y, después, anotar al margen la idea principal y subrayar las ideas más importantes. A la hora de subrayar utiliza marcas diferentes para distinguir las ideas principales de las secundarias
  • ESQUEMA: Ahora tenemos que organizar de forma ordenada y estructurada las ideas que hemos seleccionado anteriormente. Los esquemas nos facilitan la memorización porque nos ofrecen un dibujo de las ideas principales del texto relacionadas unas con otras. Existen varios tipos de esquemas: de llaves o flechas, numérico, ramificado, mapa mental y mapa conceptual.
  • RESUMEN: El resumen no es copiar trocitos del texto sino trasladar al lenguaje lo esencial que dice el texto. A partir de las ideas seleccionadas o del esquema o mapa se construye un texto empleando las propias palabras.
  • MEMORIZACIÓN: Para memorizar hay que repetir, mentalmente o por escrito, en varias ocasiones los esquemas para fijar los contenidos. A continuación, hay que intentar evocar los datos, tratar de recordarlos mentalmente o, mejor, por escrito.
          Algunas técnicas para mejorar la memoria:
  • Técnica de la historieta: consiste en crear una historia relacionando entre sí los conceptos que hay que memorizar.
  • Memoria asociativa: es una manera de organizar la información estableciendo relaciones lógicas para recordar con mayor facilidad.
  • Técnica de la cadena de imágenes: relacionar en serie todos los conceptos que tengas que memorizar. Hay que asociar la imagen de la primera palabra con la segunda, ésta con la tercera y así hasta llegar a la última.
  • Técnica del acróstico: Creación de palabras inventadas con la primera letra o sílaba de los contenidos que hay que memorizar. Cada letra es una pista para recordar una idea.
  • Preguntar el por qué: Darle un significado y sentido a lo que debamos memorizar.
  • Construir imágenes mentales
  •  REPASO: Hay que darles un repaso final a las preguntas y temas para comprobar que ya se sabe. No hay que limitarse solamente a aprender el esquema sino que es conveniente explicarlo cada uno a su manera con objeto de encontrar y utilizar expresiones y palabras adecuadas.
          El fichero de los repasos
  • Para la construcción del fichero, buscamos tres sobres pequeños y uno grande. Los numeramos del 1 al 4, pero este último número lo escribimos en el sobre grande. Por delante escribimos el nombre de una asignatura.
  • Después, cogemos un folio y lo dividimos en 8 partes iguales. Recortamos cada parte y fabricamos suficientes fichas.
  • Cualquier pregunta o dato que nos resulte difícil o nos parece importante, lo copiamos en una de las fichas. Por un lado escribimos la pregunta y, por el otro, la respuesta.
  • Cada ficha que realicemos la introducimos en el sobre número 1, y así sucesivamente hasta que juntemos bastantes.
  • Sobre el funcionamiento del fichero, debemos tener en cuenta lo siguiente:
SOBRE Nº 1: Cada dos o tres días, sacamos las fichas del sobre y leemos cada pregunta. Si la recordamos, comprobamos que está bien y esa ficha la metemos en el sobre número 2. Lo repetimos con el resto de las fichas. Cuando no recordemos una pregunta, miramos la respuesta y la volvemos a introducir en el sobre nº 1.

SOBRE Nº 2: Cuando tengamos bastantes preguntas, debemos repasar. Sacamos una pregunta, si la sabemos, al sobre número 3. Si no la recordamos, miramos la respuesta por detrás y la dejamos en el sobre nº 1.

SOBRE Nº 3: Procedemos igual que en el sobre nº 2. Pero recordamos que si una pregunta no la sabemos, pasa al sobre nº 1.

SOBRE Nº 4: Cuando lleguen aquí todas las preguntas es que ya nos las sabemos. Recordamos que a lo más difícil tenemos que dedicarle más tiempo (sobre nº 1).
RECOMENDACIONES DURANTE EL EXAMEN:
  • Hay que tener en cuenta el tiempo que tenemos para el examen y el número de preguntas. Podremos controlar su uso calculando el promedio de tiempo que tenemos por cada pregunta.
  • Empezaremos leyendo todas las preguntas, debemos fijarnos bien en lo que se pide. Leemos todo el enunciado y volvemos a leerlo bien si es necesario.
  • Contestamos primero las preguntas que sepamos, sin extendernos demasiado y con la información ajustada a lo que se pide en ellas. Si necesitamos completar alguna, la dejamos para el final. Después, abordamos las preguntas que no sepamos o sepamos peor.
  • Por último, repasamos nuestras respuestas antes de entregar.

Autoras: María Pomares y Andrea Madrid  
               Terapeutas del CRAE (Alicante)